diumenge, 4 de desembre de 2011

Èdip de Tebes

La setmana passada van estar parlant del casal de Tebes, us en recordeu? I al final de la classe van veure el vídeo de Les Luthiers. Us el deixo aquí juntament amb la lletra. Gaudiu-ne!
.

Johann Sebastian Mastropiero estudió a fondo la música juglaresca. Fruto de sus investigaciones es su “Epopeya de Edipo de Tebas”, un cantar bastante de gesta opus 47. Versión del combo medieval de Les Luthiers, compuesto por flautas dulces contraalto y tenor, vihuela, viola da gamba, trío vocal y trovador solista.

De Edipo de Tebas haciendo memoria
os cuento la historia con penas y glorias,
de Edipo de Tebas.
Le dijo el oráculo, Edipo, tu vida
se pone movida, serás parricida,
le dijo el oráculo.
Seguía diciendo, si bien yo detesto
hablarte de esto, se viene, se viene un incesto,
seguía diciendo.
Sabiendo tal cosa, su padre, el rey Layo,
veloz como un rayo le dijo a un lacayo,
sabiendo tal cosa:
Te irás con mi hijo, no quiero que crezca,
haz tú que perezca como te parezca,
te irás con mi hijo.
Cumplida la orden, el muy desdichado,
con los pies atados, quedóse, quedóse colgado,
cumplida la orden.
Edipo salvóse y a Layo matólo,
peleando él sólo al cielo enviólo,
Edipo salvóse.
Semanas más tarde,a Tebas avanza,
resolver alcanza cierta adivinanza,
semanas más tarde.
La Esfinge de Tebas, al ser derrotada,
se ofusca, se enfada, y se hace, y se hace pomada,
la Esfinge de Tebas.
Y sin darse cuenta, casado él está,
con quien saben ya, su propia mamá!
y sin darse cuenta...
De sus propios hijos hay largas secuelas,
y aunque esto le duela, Yocasta es abuela,
de sus propios hijos.
Edipo al saberlo en una entrevista
con su analista se quita, se quita la vista,
Edipo al saberlo.
Al ver a una esfinge planteando un dilema,
huid del problema cambiando de tema.
al ver una esfinge.
Madres amantes, tomad precauciones
con las efusiones de hijos varones,
madres amantes.
Por no repetir la historia nefasta
de Edipo y Yocasta, lo dicho, lo dicho ya basta,
por no repetir.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada